Se dieron a conocer las protestas del club turco ante los silbantes previo a la expulsión a Pierre Webó

 

Los árbitros rumanos del partido PSG-Basaksehir -en el que uno de los
colegiados fue acusado de racismo por referirse a un técnico africano
del Basaksehir como "aquel negro"- fueron llamados "gitanos" por un
integrante del equipo turco, según un vídeo difundido por el canal
rumano Digi24.

El vídeo muestra al cuarto árbitro,
Sebastian Coltescu, hablando con Neymar, la estrella brasileña del PSG,
durante el encuentro disputado el martes en el Parque de los Príncipes,
cuando de fondo se escucha una voz con acento turco que dice en inglés:
"En mi país los rumanos son gitanos".

El vídeo
corresponde al minuto 14 del partido, en plena discusión entre los
jugadores y los colegiados por el incidente en el que uno de los
ayudantes del árbitro principal, Ovidiu Hategan, le indica a este a
quién debe expulsar por protestar con la expresión "aquel negro de
allí".

Esa expresión fue utilizada por uno de los
colegiados para referirse al miembro del cuerpo técnico del Basaksehir
Pierre Webo, un exfutbolista internacional camerunés Pierre Achille
Webo, que montó en cólera al entender la palabra "negro", "negru" en
rumano.

La expresión utilizada por uno de los árbitros
-que en un primer momento se aseguró que era Coltescu pero, según
algunos medios rumanos, podría ser uno de los linieres, Octavian Sovre-
llevó a los jugadores de los dos equipos a retirarse del terreno de
juego en protesta por el comportamiento del asistente.

El
comentario hacia la nacionalidad rumana de los árbitros, que según
algunos medios vendría del banquillo turco, no era la primera referencia
al origen de los colegiados durante el partido.

En los vídeos se escucha a los árbitros rumanos quejarse entre ellos por la actitud del banquillo turco.

En
el minuto 9, tras amonestar Hategan a un jugador turco, se puede
escuchar al banquillo del equipo de Estambul protestar la decisión del
colegiado con referencias en inglés a su nacionalidad.

Tanto
la UEFA como la Federación Rumana de Fútbol (FRF) han dicho que
investigarán el supuesto comportamiento racista de uno de los árbitros
rumanos durante el partido, que se suspendió el martes y fue reanudado
este miércoles con los 22 jugadores arrodillándose en el centro del
campo en signo de rechazo contra la discriminación racial.

El
presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, mostró al término del partido
en twitter su más "firme condena" hacia el supuesto racismo del árbitro
rumano.

El PSG acabó goleando al Basaksehir por 5-1, al día siguiente, cuando se reanudó el partido con otro equipo arbitral.