El jugador croata y un presente confuso en el Barcelona