El portugués se retiró la presea ni bien se la colocaron en el cuello durante la ceremonia