Tuvieron que pasar 30 años para que ambas selecciones se enfrentaran; sin embargo, no todo fue felicidad para Gianni Infantino