Los ánimos se calentaron en los banquillos durante el partido de Rayados y Liverpool en el Mundial de Clubes