El suizo no tuvo una fuerza oponente suficiente en Cilic y se quedó nuevamente con el torneo australiano.