El juego realizado el sábado pasado en la Plaza México ha sido el partido del deporte blanco con más espectadores en la historia.