La decisión que tomó el quarterback tras la grave lesión que sufrió en la temporada con Crimson Tide