¡Una vez más, la mesa de La Última Palabra dejó joyas!