El piloto británico ganó la primera carrera de la temporada 2017/18