Los aficionados tuvieron que invadir el terreno de juego para resguardarse de la violencia