El presidente de la Comisión Gestora del Barcelona se refirió a la salida del argentino en el mercado de fichajes pasado

 

El presidente de la Comisión Gestora del FC Barcelona Carles Tusquets
explicó que no han querido "firmar algunas facturas de la
anterior junta" porque "no las veíamos claras".

Tusquets, en una
entrevista a 'El Món a RAC 1', dijo que "estas facturas las
trasladaremos a la junta directiva" que gane las elecciones. "No diré de
qué se trata, pero son cosas que no están bien formuladas ni creemos
que se ajusten al precio de mercado", comentó sin dar detalles.

El
actual mandatario del club azulgrana y que fue presidente de la
Comisión Económica durante el mandato de Josep Maria Bartomeu también se
refirió al hecho de que Messi estuviese a punto de abandonar el Barça
el pasado mercado de fichajes: "Desde el punto de vista económico habría
vendido a Messi en verano. Hubiese sido deseable por el dinero que
hubiese recibido el club y el que se habría ahorrado".

Por otro
lado, informó de que el pago que debía hacerse a la plantilla del primer
equipo el próximo enero "se ha pospuesto y esto permitirá ahorrarnos a
corto plazo 170 millones de euros".

En este sentido, dijo que la
nueva junta directiva "puede revertir el acuerdo con los jugadores, pero
que sería "una inconsciencia hacerlo". Además recalcó: "En enero no se
pueden pagar las nóminas. Esto es una situación de insolvencia y de ir a
los juzgados".

Tusquets sentenció que la situación económica del
club es "pésima pero con esperanza" y admitió: "Cuando podamos abrir el
estadio, las tiendas y el museo aportarán 220 millones de euros sin
hacer nada. Más otros ingresos colaterales serán 320 millones.

Respecto
a las declaraciones de ayer miércoles de Neymar sobre que se ve jugando
la temporada que viene con Messi, Tusquets consideró "que no se podrá
fichar a no ser que venga gratis", porque "no hay dinero para llevar a
cabo su fichaje".

Además, Tusquets explicó que el coste de la
logística del día de las elecciones del 24 de enero para el club "será
la mitad que en 2015 a pesar de haber sedes repartidas por el
territorio. Mis compañeros de Comisión y yo nos estamos apretando los
cinturones".

Preguntado por el préstamo de Goldman Sachs para
financiar el Espai Barça, el presidente de la Comisión Gestora respondió
que éste no pone en peligro al club porque "se devolverá con los
ingresos extra que generará el propio espacio".

Y advirtió de que
"hay una parte de la estructura del Camp Nou que se está cayendo. En
alguna puerta de entrada al estadio han caído trozos del techo", por lo
que se ha tenido que habilitar una partida económica de urgencia para
solventar este problema.